¿Qué debo saber antes de preparar un banco de leche?

Dayana Jácome

Mi nombre es Dayana Jácome, soy farmacéutica licenciada en la Universidad Complutense de Madrid, con más de 7 años de experiencia en atención farmacéutica, con masterado en Atención Farmacéutica por la Universidad de Miguel Hernández de Elche y asesora de lactancia a través de la formación Edulacta. Mamá de un niño que vino a cambiar mi vida y responsable de esta vocación tan bonita que he descubierto.

abril 9, 2021

Preparar un banco de leche puede ser una herramienta útil para muchas familias, pero antes de ponernos manos a la obra deberíamos tener en cuenta unos aspectos básicos que nos ayuden a organizarnos y no agobiarnos, pues los inicios de la maternidad ya son duros de por si, como para añadirle mas trabajo y estrés.

Antes de ir corriendo a comprarte un extractor, párate un momento y analiza cuales son los motivos por los que quieres extraerte leche, cual es el tiempo del que dispones, y si será para largo o corto plazo. Cada mamá tenemos una situación diferente, mamas que salen a trabajar fuera de casa, mamas que trabajan en casa, pero necesitan concentrarse, mamas que tienen mas hijos y necesitan delegar alguna toma, …

 

  1. ¿Qué motivos nos llevan a realizar una extracción de leche?
  • Motivos puntuales y temporales: bebés prematuros que no agarran bien el pecho, mujeres con pezón grande cuyo bebé no pueda engancharse, para ayudar a vaciar las mamas en caso de obstrucciones o mastitis, sacarse la leche de forma puntual para delegar alguna toma.
  • Motivos mas prolongados: separación bebé-mama (prematuros en cuidados neonatales, los hospitales suelen brindar un extractor eléctrico potente), casos de relactación o lactancia inducida, incorporación al trabajo.
  1. Aspectos a tener en cuenta para no agobiarnos en la extracción
  • La extracción por parte de un extractor manual como eléctrico nunca será igual que la de nuestro bebé. Así que jamás debemos comparar ni pensar que la leche que nos sacamos es la que tenemos.
  • Las primeras extracciones serán escasas, es decir, sacaremos muy poquita leche y eso no debe agobiarnos. Tenemos que cogerle práctica y como digo yo “hacernos amigos de ese extractor”
  • Debemos buscar momentos ideales para extraernos, si nos estresamos, sobre todo, al principio es probable que nos cueste más.
  • La producción de leche es un “circuito hormonal” , es decir, depende de ciertas hormonas para que se dé. Estas hormonas son la prolactina (responsables de la producción) y la oxitocina (responsable de la eyección). Pero estas hormonas también se inhiben cuando nos estresamos pues generamos cortisol y adrenalina. La inhibición es transitoria, por eso probablemente nos cueste mas sacarnos leche.
  1. Normas básicas para una correcta extracción.
  • Buena higiene de manos
  • Buscar sitios agradables para la extracción
  • Tener al bebé cerca o una foto o algo que huela a el/ella para estimular mas a la oxitocina
  • Tener paciencia y buscar trucos que se adapten mejor a tu situación
  • Realizar un masaje previo del pecho desde la periferia hacia el pezón, a modo “preparación” para favorecer la eyección de la leche.
  1. Mejores momentos para la extracción
    • 30 minutos después de una toma
    • Mientras el bebé esta mamando de un pecho se puede extraer del otro
    • Por la noche
    • Entre tomas si los pechos se notan hinchados
    • Por la mañana antes de la primera toma

Un truco: Podemos realizar la técnica de compresión mamaria para aumentar la eficacia de la extracción y disminuir el tiempo

Consejo: Mejor extracciones frecuentes que largas. Empezar con 15 minutos en cada pecho y descansar.

  1. ¿Qué tipo de extractor debo utilizar?

 La decisión va en función del propósito de la extracción y de nuestras condiciones económicas.

Existen varias opciones:

  • Sacaleches:
    • Manual
    • Eléctrico: Sencillo o doble
  • Manual: extraernos con nuestras propias manos.

La extracción manual si aprendemos a realizarla, puede resultar mucho más cómoda, es muy sencilla, no es nada dolorosa, no tenemos que estar transportando aparatos y es totalmente GRATIS. Para casos puntuales puede resultar suficiente, aunque hay madres muy habilidosas que se han realizado su banco de leche de forma manual.

En cuanto a los sacaleches, la elección también dependerá del uso. Si queremos hacer un gran banco de leche, elegir uno doble puede ahorrarnos mucho tiempo, sin embargo, son mucho más caros y ocupan más sitio. Por norma general con el sencillo es suficiente.

¿Qué debemos tener en cuenta si queremos comprarnos un sacaleches?

  • Que su transporte sea sencillo
  • Donde lo vamos a utilizar, por si nos fijamos en que lleve pilas o no
  • Que se pueda enganchar al pantalón para poder movilizarnos con el
  • Que sea fácil de higienizar
  • Tenemos que elegir la talla correcta del embudo porque nos puede hacer daño

 

Pero nos falta la conservación de la leche materna, que la dejamos para la siguiente entrada.

Comenta si te ha parecido útil la información

Quizás también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat