¿Cuándo debo dar suplementos a mi bebé?

Dayana Jácome

Mi nombre es Dayana Jácome, soy farmacéutica licenciada en la Universidad Complutense de Madrid, con más de 7 años de experiencia en atención farmacéutica, con masterado en Atención Farmacéutica por la Universidad de Miguel Hernández de Elche y asesora de lactancia a través de la formación Edulacta. Mamá de un niño que vino a cambiar mi vida y responsable de esta vocación tan bonita que he descubierto.

noviembre 13, 2020

Esta es una pregunta muy habitual, y aunque muchas veces os digo que no es necesario, lo cierto es que hay situaciones en las que si se requieren, pero deben ser estudiadas y con fundamentos.

Muchos pediatras, recomiendan suplementar a la primera, y lo entiendo, la prioridad es que el bebé haga peso y esté sano, sin embargo, le están quitando la verdadera importancia que tiene la leche materna y están llevando al fracaso esa lactancia, sin tener en cuenta las necesidades reales del bebé y la madre. Pues como mamá que soy creo firmemente en que nuestro bienestar emocional es clave para poder criar a nuestros hijos de una forma saludable y correcta.

Normalmente las causas habituales de suplementación llegan con los brotes de crecimiento, donde el bebé comienza a comportarse de una forma diferente, se pega mucho mas al pecho o llora cuando se pega. Si el pediatra o la mamá desconocen estos brotes, es muy normal que se recurra a la suplementación, porque lo primero que uno piensa es «mi leche no le alimenta» (o sus variantes)

En caso de tener que suplementar, siempre será mejor hacerlo con la leche de la propia madre, de un banco de leche o una nodriza sana.

Cuando si es necesario dar suplementos:

  • Bebés prematuros con dificultades de succión. Aunque tenga una succión débil se debe recomendar colocárselo al pecho, ya que además de calmarse y sentir a su madre, puede ir practicando poco a poco su succión y el pezón de la madre está siendo estimulado. Normalmente la coordinación succión-respiración-deglución aparece a la semana 37, por eso los bebés que nacen antes de esta semana suelen presentar problemas en la lactancia (problemas que se pueden corregir con mucha paciencia y la información adecuada).
  • Bebés enfermos o que pierden peso, pues por el hecho de estar enfermos ya suelen perder peso ya que su apetito disminuye, y se encuentran más débiles y no tienen fuerza para pedir pecho, lo que se puede volver un ciclo peligroso. Lo mejor es suplementar con la leche de su madre, pues contendrá todo lo que su bebé necesita en ese momento, si lo estimulamos a que tome pecho, nuestro cuerpo fabricará los anticuerpos que  necesite nuestro bebé para recuperarse más rápido.
  • Cuando la pérdida de peso tras el nacimiento supera el 10%, pues lo prioritario es que el bebé no pierda mas peso. Procurar que esos suplementos no se den con biberón.
  • No ha recuperado el  peso de nacido tras 15 días. Habría que valorar por que el bebé no está engordando, si es un problema del bebé, si no se está dando una buena transferencia de leche por mal agarre, mala succión, … no se debe culpar a la leche de madre, porque ésta siempre es buena, sino valorar los motivos porque no se está dando esa buena transferencia de leche.
  • Bebés que sufren hipoglucemias. Tenemos que tener en cuenta que la epidural puede afectar los reflejos de nuestro bebé y, por consiguiente, nacen un poco atontados y no se alimentan bien en sus primeras horas de vida, por lo que su glucosa puede bajar durante su primer sueño. Esto es algo normal y, que las mamás debemos saber. Que le den un suplemento para asegurar que la glucosa no baje, no es malo, es necesario, pero sería mejor si nos proporcionaran un extractor para poder suplementarles con nuestra leche, o que esa leche sea del banco que haya en el hospital. Y, deberíamos poder darles ese suplemento con envases diferentes del biberón para que no haya confusión tetita-pezón en el futuro.
  • Embarazo de la madre antes de que su bebé cumpla un año, pues durante el embarazo la producción de leche disminuye (según los últimos estudios realizados) y la leche sigue siendo el alimento principal hasta el año. Pasado el año ya no es necesario, pues aunque la leche sigue conservando todos sus nutrientes y le sigue alimentando, sus tomas de pecho son mas para cubrir necesidades emocionales.

En todas estas situaciones la prioridad es que el bebé coja peso, y si los suplementos que demos es con nuestra propia leche, es algo que tenemos adelantado, pues a la hora de retirarlos será más fácil, ya que nuestra producción será alta, debido a la extracción que hemos estado realizando.

En caso de que no pueda realizarse con la leche materna, la retirada del suplemento debe ser gradual, vigilando el peso del bebé y a poder ser estimulando nuestro pecho con su extracción para garantizar una buena producción de leche.

Cada caso debe ser valorado, y los suplementos que se den deben ser adecuado para cada bebé, pues aunque generalicemos, cada bebé es único y cada uno tiene unas necesidades diferentes. Así que antes de suplementar mamá, consulta con un especialista.

¿Habéis tenido que suplementar a vuestro bebé en alguna ocasión? Os leo mamis, sentiros libres de comentar y compartir vuestras experiencias, recordar que este espacio es para todas, para que aprendamos y nos nutramos cada día entre todas

Un abrazo enorme

Dayana @farmalactando

Fuente: OMS, UNICEF

 

 

 

Quizás también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat