¿Se queda con hambre? Brotes de crecimiento

Dayana Jácome

Mi nombre es Dayana Jácome, soy farmacéutica licenciada en la Universidad Complutense de Madrid, con más de 7 años de experiencia en atención farmacéutica, con masterado en Atención Farmacéutica por la Universidad de Miguel Hernández de Elche y asesora de lactancia a través de la formación Edulacta. Mamá de un niño que vino a cambiar mi vida y responsable de esta vocación tan bonita que he descubierto.

mayo 6, 2021

Cuando parece que la lactancia va bien empiezan los comportamientos raros que nos hacen pensar cosas erróneas como esta «¿Se está quedando con hambre?, ¿Mi leche no le sienta bien?, ¿Algo de lo que como le está haciendo daño?…»

Pero lo curioso es que la mayoría de veces, no suele ser nada grave sino tan solo un brote de crecimiento, en los cuales aumentan su demanda y comportamiento cambia.

Por eso me parece de vital importancia que los conozcáis, pues cuanto mas informadas estéis, menos dudaréis de vosotras.

Empezamos:

  • Primer brote 17 días.

A partir de la tercera semana de vida su demanda de pecho aumenta porque están creciendo, bebé pide constantemente pecho, pueden llorar desesperados sino tienen el pecho en la boca. Bebé puede regurgitar pero quiere seguir mamando. Puede durar 2-3 días.

  • Segundo brote 6-7 semanas

Vuelve a aumentar la demanda y el número de tomas. Su conducta se altera, estará mas nervioso, mama dando tirones, llora en el pecho, arquea la espalda y tensa las piernas.

En esta etapa la leche materna cambia su composición y , con ello su sabor, algo que a los peques no les suele gustar. Pero esta situación se normaliza al cabo de una semana.

Su demanda es tal, que el porteo suele ser la mejor solución.

  • Tercer brote 3 meses

El mas largo y mas duro, puede durar alrededor del mes, solapándose con la regresión del sueño a los 4 meses.

En esta etapa la producción de leche se modifica, dejando de estar “como almacén” en la glándula mamaria lista para salir, ahora el bebé debe succionar 2.2 minutos hasta que la leche salga, pues se produce conforme el bebé succiona. Esto ocasiona que bebé se ponga nervioso, pues está acostumbrado a que la leche le caiga enseguida y ahora tiene que trabajar un poco más.

Además, el bebé hace tomas mas cortas, pues sus succiones comienzan a ser mas eficientes (algunos en cinco minutos o menos obtienen la leche que necesitan) y al estar más espabilados, se distraen con mas facilidad con su entorno (esto se notará ya que por la noche succionará mejor)

Los pechos se tornan “blandos” como si estuvieran “vacíos” lo que puede dar sensación de baja producción de leche, y puede dar lugar a suplementos innecesarios.

Los bebes dejan de coger tanto peso como hasta ese momento, pues su ganancia de peso se enlentece de forma fisiológica.

  • Cuarto brote: 1 año

Aumentan la demanda del pecho y pierden interés por la alimentación complementaria debido a que su velocidad de crecimiento se ha enlentecido y ya no necesita alimentarse como antes, sin embargo, el pecho le sirve en esta etapa de exploración de su entorno como refugio para calmar la ansiedad que le produce conocer cosas nuevas.

Erróneamente se desteta, pensando que la lactancia es la culpable de que no coma, olvidándonos que, a través de la leche materna siguen obteniendo todos los nutrientes que les hace falta. Si destetamos, no comerán mas ni tomarán pecho, lo que es peor.

  • Quinto brote: 2 años

Último brote de crecimiento, dura un poco mas al ser una edad y etapa del bebe un poco compleja.

La demanda es tan alta como la de un recién nacido, es mas insistente y autoritaria. Negarle el pecho puede acabar en rabietas.

A esta etapa se le conoce como “su primera adolescencia”, en la que se sienten como mas independientes y se desenvuelven con soltura, pero a la vez esto les da inseguridad y, se calman pidiendo pecho a cada momento.

  • Falsos brotes: 4 meses y 8 meses

4 meses: Regresión del sueño: Incorporan todas las fases de sueño, antes era bifásico y pasa a ser polifásico como los adultos, esto se traduce con mas despertares nocturnos y , por tanto, mas tomas de pecho, ya que es donde se calman

8 meses: Angustia de separación, comienzan a darse cuenta de que son entes independientes de nosotras, lo que les causa ansiedad y para mantenernos cerca, nos piden pecho de forma constante.

Parecen muchas, pero el conocerlas nos hará llevar las cosas con calma y paciencia.

Mucho ánimo mamis, ¡Vosotras podéis!

Os espero por el instagram, pero también podéis dejar vuestro comentario por aquí.

Con amor Dayana

Imagen cedida por Karen Coconi (instagram: @karen.coconi.fotografa)

Quizás también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat