Postparto antes del parto

María Martinez Diez

Psicóloga y mamá Creadora del programa exclusivo "Camino Kaizen" Enfocada en ayudar a mamás (presentes y futuras) y a mujeres comprometidas consigo mismas, a lograr una vida sin estrés y una mente en calma 💙. Para que puedan disfrutar de lo verdaderamente importante.

octubre 9, 2020

¿Sabías que puedes preparar tu postparto antes del parto? Sí mamis, es así. De hecho, yo lo hice así, y he acompañado a muchas mamás en el mismo camino. Las depresiones postparto, se pueden evitar.
.
El embarazo, parece que lo tenemos dividido por secciones MUY diferenciadas. A parte de por trimestres, también como si el dar a luz fuera el GRAN punto de inflexión. Nos preparamos para el parto (como si fuera algo que tuviéramos que aprender), pero no preparamos nuestra mente para el proceso que estamos viviendo, ni para el que viviremos. Esperamos al “gran salto” que implicará el GRAN cambio de “mamá a MAMÁ de verdad”.
.
No tiene por qué haber esa diferencia. Puedes prepararte para que, el tener a tu bebé fuera de ti, sea sólo un paso más. Y no ese “Gran cambio desestabilizador”. Para esto, la biología, nos da 9 meses, en los que tenemos más que de sobra para este trabajo emocional y mental.
.
Los puntos que hay que fortalecer y trabajar DURANTE el embarazo son:
–  Seguridad en ti misma y en tus decisiones (este punto, es el MÁS importante de todos): te cuestionarán, de forma sutil o directa; más o menos contundente; con más o menos amor. Y eso, puede hacer que dudes de aquello que tenías tan claro. Cosa que, si ocurre, te arrepentirás siempre. Así que este punto es BÁSICO.
– Aprender a expresar tus deseos y necesidades con antelación (para evitar frustraciones y dolor por la diferencia entre expectativas y realidad): saber decir lo que necesitas, para preparar el terreno; entrenar tu asertividad y acostumbrarte a expresar todo lo que sientas indispensable para ti y tu proceso de maternidad. No esperes a que los demás adivinen o tengan en cuenta tus necesidades, si tú no las tienes primero.
– Asistir a clases de lactancia (si es tu elección este tipo de alimentación para tu bebé, porque fortalecerá tu decisión y te aportará seguridad cuando hayas dado a luz): las primeras horas y primeros días son decisivos para que se establezca la lactancia de forma. Si ahí estás tranquila y te sientes segura (por la información que tienes y el soporte), no dudarás de ti, ni cederás a las amenazas o miedo que te puedan querer transmitir.
– Revisar y transformar creencias limitantes sobre la maternidad, parto y postparto (éstas determinan mucho más de lo que te imaginas): esto es vital. Lo que crees, de verdad, es lo que tiene más probabilidades de ocurrir. Así que elige lo que te gustaría pensar sobre todo el proceso, y fortalece esas creencias.
– Sanear tu autoestima (para quererte y reconocerte como valiosa ocurra lo que ocurra).
– Flexibilizar tu mente (fortalecer la capacidad de adaptación a las situaciones, eliminando la idea de “resignación”): tú decides siempre. Incluso si no era tu primera opción eso que decides, has de sentir que lo estás eligiendo (porque en ese momento es la mejor opción). El embarazo y el parto, son situaciones en las que cualquier cosa inesperada puede ocurrir. Prepararte para la adaptación es algo esencial.
– Crear y reconocer tu identidad como madre, coexistiendo con la de mujer (muchos conflictos en el postparto vienen por esta falta de identificación con una misma): cuando nos convertimos en madres, perdemos parte de nuestra identidad, a no ser que tengamos claro el proceso y lo hagamos consciente. No es lo mismo elegir dejarse en un segundo plano durante un tiempo, que sentir que “no te queda más remedio”.
.
La mayoría de depresiones postparto se podrían haber evitado durante el embarazo. Así que, merece la pena pensar en ti. La mente manda. Y cuando la tienes entrenada y enfocada, te ahorras mucho dolor y sufrimiento. Una madre con la mente en calma, flexible, con las ideas claras y segura de sí misma (pero de verdad), vive el postparto, como un paso más. No como un gran salto desestabilizador.
.
Es muy bonito el  momento del embarazo, y se nos suele pasar volando cuando todo va bien. Así que, aprovéchalo, porque si fortaleces y trabajas todos esos puntos, es MUY MUY difícil, que tengas depresión postparto. Y, ocurra lo que ocurra, lo sabrás gestionar de una forma muy distinta todos los imprevistos. Más allá de las hormonas, está tu mente. No te olvides de ella, porque es tu GRAN aliada.
.
Un beso enorme mamis.
María Martínez Diez – Psicóloga
@caminokaizen

Quizás también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat