¿Tu leche huele a rancio?

Dayana Jácome

Mi nombre es Dayana Jácome, soy farmacéutica licenciada en la Universidad Complutense de Madrid, con más de 7 años de experiencia en atención farmacéutica, con masterado en Atención Farmacéutica por la Universidad de Miguel Hernández de Elche y asesora de lactancia a través de la formación Edulacta. Mamá de un niño que vino a cambiar mi vida y responsable de esta vocación tan bonita que he descubierto.

mayo 21, 2021

Cuando muchas mamás nos decidimos a hacer un banco de leche, no contamos con que la leche una vez descongelada pueda tener un olor a rancio o agrio, nos pensamos que está mala y entramos en pánico, así que si no tenemos información de la mano solemos caer en el error de desecharla.

Pero STOP, antes de desecharla puedes probar a dársela a bebé, la leche no está mala, esta en perfectas condiciones y, si bebé la acepta, no tienes porque desperdiciar tan preciado oro.

En caso de que bebé no la acepte podemos emplear los siguientes métodos que te explicaré a fin de mejorar el sabor de esta leche.

Pero ¿por qué huele a agrio?

Es normal, nuestra leche tiene una enzima llamada lipasa que se encarga de la digestión de las grasas, es como una pre-digestión que ayuda a nuestro bebé a digerir estas grasas. ¡La naturaleza es maravillosa!

Hay mamás que tienen mayor cantidad de lipasa, otras cuya lipasa actúa muy rápido, otras mas lento, otras que tienen menos lipasa,… cada leche materna es diferente, pues es un tejido vivo que cambia constantemente. Es mas, no en todas las tomas será igual. Por eso, si os juntáis con otras mamás que dicen que eso no les pasa, también es normal.

¿Qué debemos hacer?

  1. No desechar la leche, no está mala. Debemos ofrecer a bebé para ver si la acepta. La mayoría de los bebés la aceptan sin problema, de hecho, es un sabor al que ya están acostumbrados, pues cuando regurgitan (echan leche), tiene el mismo sabor porque también estará pre-digerida.
  2. Si no la acepta, podemos probar a enfriarla rápidamente (en agua con hielo) y congelarla, a los 3 días descongélala para ver si el sabor ha mejorado, en caso contrario…
  3. Puedes escaldarla:
    • Vierte la leche recién extraída en un recipiente y caliéntala hasta que haga burbujitas en los bordes del recipiente (estad muy atentas para no calentarla de mas). Una vez que aparezcan estas burbujitas, apagar el fuego y
    • Enfriar rápidamente bajo el grifo y congelarla
    • Descongelar a los 2-3 días para ver si ha mejorado sabor

¿Quién por aquí ya conocía esta técnica?

Todo esto y mas veremos el Taller de Lactancia y Vuelta al Trabajo que he preparado. Por ser el primer taller, el costo es solo de 15€, y lleva incluido mi E-book gratis.

Aún quedan plazas libres, contacta conmigo para mas información.

 

Quizás también te interese…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat